Ruta Clásica

Baner Bulgaria Clasica

Ruta UNESCO

Baner Bulgaria UNESCO

Ruta Monasterios

Ruta Tradiciones

Ruta de Vino

El delfinario de Varna

Valora este artículo
(0 votos)

  Varna-6 1Desde hace 20 años el Delfinario de Varna es uno de los sitios más atractivos para los turistas en el litoral búlgaro. Es la mayor instalación de esta índole en los Balcanes, para la cría de estos mamíferos marítimos. Tiene 1200 metros de superficie e incluye una sala anfiteatral de 1134 plazas, dos piscinas grandes y otras dos, auxiliares, al cubierto, destinadas para los delfines-artistas.

  Varna-6 2El Delfinario de Varna fue inaugurado el 11 de agosto de 1984. La idea de crearlo pertenece al director de la empresa que explotó inicialmente la instalación. Él había visto semejante centro de atracción en Suecia y a su regreso a Bulgaria optó por la ciudad de Varna para construir el delfinario.

  Los primeros ocupantes de éste fueron importados de España, y adiestrados por entrenadores búlgaros y alemanes. Después de 1989 el Delfinario fue privatizado. En los últimos dos años en sus instalaciones han sido invertidos más de un millón de euros. Han sido remozadas la sala de acogida de los visitantes y otros elementos de la instalación, y se ha ampliado y enriquecido la actividad de este peculiar centro de atracción.

  Varna-6 3Por estas fechas aquí en Bulgaria estamos en alta temporada de verano y, lógicamente, el flujo de turistas es muy fuerte. Anualmente visitan el delfinario más de 200 mil personas, preponderantemente extranjeros.

  Nuestro compromiso es que todos queden satisfechos del espectáculo que presentamos y del tiempo pasado en compañía con los delfines, expresa Vasil Vasilev, director del delfinario de Varna.

  Varna-6 4La actitud de nuestro personal hacia los delfines es la propia de personas a personas, agrega. No tratamos como a animales sino como a amigos a los 5 delfines que tenemos en estos momentos. Son una familia, encabezada por el macho Kimbo. Los nombres de los demás, o mejor dicho de las demás integrantes de esta familia son Doli, Popi y Yoana, más el pequeño Bimbo, de sólo ocho meses de edad.

  Tres de estos delfines nacieron en el delfinario de Varna, lo cual es indicativo del buen cuidado que les da el equipo. Son muy divertidos y en intelecto se aproximan más a los humanos que a los animales. Logran contacto personal con el público y con sus entrenadores. Disfrutan de las ovaciones que se merecen del público y las asumen como las asumiría cualquier actor humano.

  Varna-6 5En la mayoría de delfinarios por el mundo los delfines son de la especie que los expertos denominan “atlánticos de nariz en forma de botella”. Su “patria” es el Caribe. En el Mar Negro también hay delfines, pero son de una especie protegida y está prohibido utilizarlos para shows y espectáculos de atracción.

  El delfinario de Varna con frecuencia actúa en defensa de los delfines del Mar Negro. El compromiso de su personal es curar por su cuenta los delfines enfermos y hacerlos volver al mar. Esto ocurre con frecuencia. El último ejemplo es de hace una semana: un delfín herido había salido a la playa de Balchik, en el litoral Norte, evidentemente en busca de ayuda, y lo socorrimos.

  Varna-6 6Trabajamos con un equipo muy experimentado, comenta Vasil Vasilev. De nuestros delfines cuidan un biólogo y un médico veterinario que trabajan largos años con ellos, conocen la biología de los animales y pueden reaccionar con profesionalidad ante toda situación imprevista.

  Para poder entrenar a delfines acróbatas es preciso poseer determinadas cualidades humanas, ser bondadoso y generoso, porque los delfines perciben muy claramente la actitud que se tiene para con ellos y reaccionan de un modo similar. En realidad son como nosotros: tienen diferentes estados anímicos, suelen enfermar de padecimientos similares a los humanos y por eso cuidamos de ellos como de humanos, aclara Vasil Vasilev.

  Varna-6 7El programa del delfinario obedece sobre todo al interés infantil. Es el sitio predilecto de muchos menores de la ciudad de Varna. En invierno, cuando en esta ciudad, llamada capital de verano de Bulgaria, hay pocos turistas, el Delfinario está a su íntegra disposición. Todos los jardines infantiles y escuelas de la ciudad realizan en él clases prácticas de biología y los chavales pueden conocer de cerca la biología de los mamíferos marítimos.

  Varna-6 9Tenemos un amplio programa de beneficencia, agrega Vasil Vasilev. En todas las fiestas oficiales y demás festividades invitamos a los menores de diferentes orfelinatos y les ofrecemos un programa especial y muchas sorpresas. La promotora de esta actividad beneficente es la propietaria del delfinario, Petia Slavova. El mayor espectáculo de beneficencia este año lo ofrecimos el 1 de junio, Día Internacional del Menor. Entonces, bajo el patrocinio del secretario general del ministerio del Interior, organizamos una gran fiesta para los hijos de policías que perdieron la vida en el ejercicio de sus funciones policiales. Los niños, venidos de todos los confines del país, hicieron de padrinos en el bautizo del pequeño delfín que acababa de nacer, y le dieron el no0mbre Bimbo.

Andrey Melamed
Versión en español de Venceslav Nikólov
Fotos: Mariana Ruseva

Leer 6087 veces