Slide 1

Ruta Clásica

Baner Bulgaria Clasica

Ruta UNESCO

Baner Bulgaria UNESCO

Ruta Monasterios

Ruta Tradiciones

Ruta de Vino

OFERTAS

9 días - 8 noches Consesos
Alojamiento en hoteles de 3º o 4º categoría
Transporte de 1º categoría
Desayuno, Guía y Entradas

Día 1º España, Sofia
Día 2º Boyana, Sofía
Día 3º Monasterio de Rozhen, Mélnik
Día 4º Monasterio de Rila, Plovdiv
Día 5º Plovdiv, Kazanlak
Día 6º Kazanlak, Veliko Tarnovo
Día 7º Arbanasi, Veliko Tarnovo
Día 8º Monasterio de Troyan, Sofia
Día 9º Salida

Día 1º: LLEGADA A SOFIA
Llegada a Sofía. Traslado al hotel de categoría 3º o 4º. 
Alojamiento. Noche en Sofía.
01 Sofia 02 Sofia 03 Sofia 04 Sofia 05 Sofia 06 Sofia
Galería
Video

Día 2º: SOFIA - BOYANA - SOFIA
Después del desayuno recorrido por el centro de la capital, incluye visitas a La Rotunda de Santo Jorge (IV siglo), Museo Arqueológico Nacional, el Teatro Nacional, la iglesia rusa de Santo Nicola, la Plaza del Parlamento, La Catedral Conmemorativa de Alexander Nevski con la colección más valiosa de Iconos, La Iglesia de Santa Sofía, etc. 
Por la tarde visita a la Iglesia de Boyana. El templo se halla a 8 km del centro de la capital. El conjunto arquitectónico está compuesto por una pequeña iglesia construida en siglo 10 y otra de dos pisos que data del siglo 13. Su extraordinaria importancia como monumento de la cultura se debe ante todo a los frescos que le dan fama y que fueron realizados según indica una inscripción en el año 1259.
Continuamos con visita del Monasterio de Dragalevtsi – centro de la Escuela literaria de Sofía. Noche en Sofía.
Boyana 01 Boyana 02 Boyana 03 Boyana 04 Boyana 05 Boyana 06
Galería

Día 3º: MONASTERIO DE ROZHEN - MELNIK
Desayuno. Traslado a Mélnik – la ciudad más pequeña de Bulgaria, situada a los pies de curiosas pirámides de arena de más de 100 metros de altura. La ciudad es célebre por sus bodegas en las cuales se añeja el famoso vino tinto. Degustación de vino en la Casa de Kordopoulos. 
Por la tarde visita al Monasterio de Rozhen - conocido por sus iconos y tallas en madera del siglo XVII. Regreso a Mélnik y noche en la ciudad.
m.Rojen 01 m.Rojen 02 m.Rojen 03 m.Rojen 04 Melnik 01 Melnik 02
Galería
Video

Día 4º: MONASTERIO DE RILA - PLOVDIV
Después del desayuno la ruta sigue hacia el Monasterio de Rila, declarado por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad. Fundado en el siglo X por Ivan Rilski, el monasterio se convirtió en el mayor centro cultural y literario búlgaro durante la época Medieval. Posee una interesante colección de pinturas murales, xilografías, armas antiguas, monedas, libros, biblias en pergamino e iconos. Es de destacar la Torre de Crelio, erigida en el siglo XIV. Continuamos hacia la ciudad de Plovdiv. Alojamiento en un hotel de 3º o 4º estrellas.
Monasterio de Rila 01 Monasterio de Rila 02 Monasterio de Rila 03 Monasterio de Rila 04 Monasterio de Rila 05 Monasterio de Rila 06
Galería
Video

Día 5º: PLOVDIV - KAZANLAK
Desayuno. Recorrido por el Casco Antiguo de Plovdiv. Los visitantes pueden pasear por sus estrechas callejuelas, visitar las ruinas de las murallas y del Teatro Romano, así como pintorescas casas de los siglos XVII y XVIII, la iglesia de los Santos Constantino y Elena, el Museo Etnográfico, etc. Por la tarde visita del Monasterio de Báchkovo - el segundo monasterio de Bulgaria por su tamaño. Posee una amplia biblioteca y museo, se ha mantenido como un importante centro educacional. Salida hacia la Valle de las Rosas. Noche en la ciudad de Kazanlak.
Plovdiv 01 Plovdiv 02 m.Bachkovo 01 Kazanlak 01 Kazanlak 02 Kazanlak 03
Galería
Video 

Día 6º: KAZANLAK - ETARA - VELIKO TARNOVO
Desayuno. Visita del Museo de las Rosas y el Túmulo de Kazanlak, el mejor exponente del arte tracio que se conserva y que data del siglo IV A.C. En realidad se visita una réplica idéntica, levantada en el año 1974 para los turistas. La tumba está cubierta por frescos que representan escenas de batalla. Todo el complejo es típicamente helenístico y es el más rico de todos los hallados en la Antigua Tracia. La UNESCO la considera Patrimonio Cultural de la Humanidad.
Continuar hacia el Museo Etnográfico al Aire Libre “Etara”. Visita al Monasterio de Sokolski – un centro cultural durante el Renacimiento, famoso de su fuente de 8 surtidores. Salir hacia Veliko Tarnovo – la capital del Segundo Reino Búlgaro. Alojamiento en un hotel de 3º o 4º estrellas.
VTarnovo 01 VTarnovo 02 VTarnovo 03 VTarnovo 04 VTarnovo 05 VTarnovo 06
Galería
Video

Día 7º: ARBANASI - VELIKO TARNOVO
Día completo en Veliko Turnovo y sus alrededores: la Loma Real de Tsarevets y la Fortaleza. Paseo por el mercado medieval de artesanía. Por la tarde se visita una de las más auténticas villas - Arbanasi. Al destacar es la casa de Constanceliev que tiene un aspecto severo como de fortaleza pero en su interior están cerradas hermosas jardines. Es interesante la iglesia de “Nacimiento de Jesús Cristo” que posee más de 3 500 imágenes y escenas del Nuevo testamento. 
Regreso a Veliko Turnovo.
Por la tarde visita al Monasterio de Transfiguración – famoso por su arquitectura renacentista y iconografía. Noche en Veliko Tarnovo.
VTarnovo 07 Arbanasi 01 Arbanasi 02 Arbanasi 03 Arbanasi 04 VTarnovo 08

Día 8º: MONASTERIO DE TROYAN - SOFIA
Después del desayuno salida hacia el Monasterio de Troyan. El monasterio fue fundado durante el siglo XIV. Es famoso por sus frescos pintados por artistas locales. Visita de la Exhibición de Artesanías Oreshaka. Nos dirigimos hacia Sofia. Llegada y alojamiento en un hotel de 3º o 4º estrellas.
m.Troyan 01 m.Troyan 02 m.Troyan 03 m.Troyan 04 m.Troyan 05 m.Troyan 06
Galería

Día 9º: SALIDA DE SOFIA
Desayuno. Tiempo libre. Traslado al aeropuerto. 
Salida hacia el punto de origen.
13 Sofia 14 Sofia 15 Sofia 16 Sofia 17 Sofia 18 Sofia

Consultar tarifas

El precio incluye:
Transporte con vehículo de primera categoría;
Traslados de llegada y salida;
Alojamiento en hotel 3º o 4º estrellas en habitación estandarte;
Guía de habla hispana durante todo el recorrido /para un grupo hasta 5 personas el guía es también conductor/;
Alojamiento con desayuno incluido;
Entradas en los recintos indicados;

El precio excluye:Consesos
Pasaje aéreo;
Seguros de médico;
Comida no mencionada como incluida;
Bebidas;
Maleteros;
Todo tipo de gastos personales;


Bulgaria-Monasterios 9 dias

Publicado en Ruta Monasterios

  El nombre de Shipka ha pasado a nuestra historia y tiene reservado un lugar imperecedero en el corazón de todo búlgaro. En las inmediaciones de este pueblo se desarrolló uno de los episodios más sangrientos y decisivos de la guerra ruso-turca de 1877–1878, a consecuencia de la cual Bulgaria rechazó el domino del Imperio Otomano y obtuvo su independencia. En ese punto de la cordillera de los Balcanes se libraron memorables combates que, con la intervención de soldados rusos y gran número de voluntarios búlgaros, impusieron un giro completo al curso de la conflagración que significó la libertad de nuestro pueblo.

  mShipka-1 (1)Justo es decir que en numerosos puntos de Bulgaria se pueden ver monumentos que testimonian la amistad histórica entre búlgaros y rusos, una amistad soldada, muchas veces, con la sangre derramada en los campos de batalla. En todo el territorio de nuestro país hay más de 450 monumentos que perpetúan la hazaña de los dos pueblos eslavos unidos en distintos momentos de su historia.

  El primero de estos monumentos fue el Monasterio de Shipka, erigido para conmemorar y ensalzar la hazaña de los soldados rusos y los voluntarios búlgaros que ofrendaron su vida en aquella memorable gesta. El Monasterio de Shipka se halla en las estribaciones meridionales de la cordillera de los Balcanes, al NO del pueblo que le dio nombre, y a 12 km de la ciudad de Kazanlak.

  mShipka-1 (2)Las obras del monasterio se iniciaron en 1885, y concluyeron en 1902. El terreno fue donado por los vecinos del pueblo de Shipka. Especialmente para trabajar en la construcción del monasterio, arribaron maestros albañiles y carpinteros de Rusia, tallistas de piedra de Italia, y junto a ellos participaron muchos artesanos búlgaros.

  La iglesia, consagrada al Nacimiento de Jesús, reproduce el estilo de la arquitectura religiosa rusa del siglo XVII. El visitante queda impresionado ante la profusión de arcos, frisos, frontones, ornamentos multicolores o sobredorados, y rosetones y frescos en los muros exteriores, que son los elementos característicos de ese estilo, muy difundido en las postrimerías del siglo XIX.

  El conjunto del Monasterio comprende el templo con el claustro monástico, y además un albergue para los fieles, una residencia caritativa y una escuela religiosa ortodoxa. El templo tiene planta cuadrada cruciforme, con bóveda en el centro, y tres ábsides. La entrada principal, en la fachada occidental, está sobrevolada por tres arcos. Junto a esta fachada está adosado el majestuoso campanario, de 53 m de alto. Para fundir las 17 campanas que hay ahí se emplearon 30 toneladas de cascos de los proyectiles que fueron disparados durante la batalla en el área colindante. La campana mayor, donada personalmente por el emperador ruso Nicolás II, pesa 11 toneladas 643 kg.

  mShipka-1 (3)El iconostasio – un tabique profusamente ornamentado, elemento imprescindible del templo oriental ortodoxo – está tallado en madera de tilo a la que se aplicó pan de oro. Las paredes están cubiertas de pinturas – otro elemento característico de la iglesia ortodoxa – que se aplicaron dos veces: primero en 1902 y luego entre 1957 y 1959. Además de las habituales escenas canónicas del Viejo y el Nuevo Testamento, se aprecian en estos frescos retratos históricos y composiciones que reflejan la historia de Bulgaria y Rusia, la consolidación de la unidad eslava y la proximidad entre los dos pueblos. Están presentes también las efigies de los creadores de la escritura eslava, los santos hermanos Cirilo y Metodio, y de sus discípulos, cuya labor en Bulgaria hizo posible definir la identidad cultural de los pueblos eslavos.

  mShipka-1 (4)En 24 lápidas memoriales, colocadas en las paredes del interior del templo de Shipka y de las galerías que lo circundan, campean los nombres de 18 mil 491 combatientes rusos y búlgaros caídos en la campaña de Shipka y en los combates de la vecina localidad de Kazanlak. En la cripta, o sea en el subsuelo de la iglesia, adornada por una representación escultórica de la Piedad, reposan, en 17 sarcófagos, los restos de los caídos en la gesta libertadora de Shipka.

  En 1970 el Monasterio de Shipka fue declarado monumento histórico de importancia nacional. Posteriormente, en ocasión del 125 aniversario de la Liberación de Bulgaria, fue remozado y el 3 de marzo de 2003 – fecha en que se dio por terminada la guerra, y fiesta nacional – fue escenario de la solemne conmemoración de la efeméride.

  mShipka-1 (5)Este importante monumento, el primero que surgió en nuestras tierras para perpetuar la memoria de los héroes independentistas, brilla con luz propia en nuestra historia. Porque la batalla de Shipka, escenario de aquella portentosa hazaña inmortalizada en una oda del genial poeta clásico Iván Vazov, permanece para siempre en la mente de los búlgaros. La sola mención de Shipka, “el pecho orgulloso nos hace latir, e infunde y acrece robusto sentir; porque en algún sitio, cumbre de montaña que sostiene al cielo y en su azul se baña (…), de inmortal proeza grandioso testigo; (…) un nombre que siempre vivo seguirá…”

 

Recopilación de Ludmila Petra
Fotografías: Mariana Ruseva

 

Publicado en Monasterio de Shipka

  El espíritu búlgaro ha logrado sobrevivir a las vicisitudes de la historia nacional gracias a los monasterios búlgaros, los más importantes focos de la fe ortodoxa. Uno de ellos es el Monasterio de Rila, monumento arquitectónico y tesoro de la cultura de principios del siglo X, que fue destruido y erigido de nuevo varias veces. El aspecto actual del Monasterio de Rila data del siglo XIX. El complejo monasterial tiene forma rectangular y se extiende sobre una superficie total de 8800 metros cuadrados. Hoy en día es el santuario búlgaro más importante y más visitado que conserva momentos memorables de la historia búlgara.

  mRila-2 (1)La variada colección de objetos eclesiásticos del monasterio está integrada por 250 manuscritos del siglo XI al XIX, 9 mil ediciones antiguas, miles de iconos, tallados en madera, objetos litúrgicos, etc. Desde el verano de 2010 los visitantes del monasterio podrán apreciar de nuevo su permanente exposición etnográfica que presenta la vida cotidiana de los búlgaros a lo largo de los siglos. La conservadora Zhivka Mantarkova cuenta ante el micrófono de Radio Bulgaria.

  mRila-2 (2)“Tras un lapso de más de 18 años, el 15 de julio fue inaugurada una nueva muestra etnográfica. En una de las salas hemos expuesto bellas alfombras de los famosos centros búlgaros donde se tejían alfombras en el siglo XIX. Tales centros eran las ciudades de Kotel, Chiprovtsi, etc. Los visitantes pueden apreciar mantas gruesas de lana, almohadas tejidas a mano, diferentes telas que el búlgaro utilizaba en el pasado. En otra sala se puede ver la exposición de trajes típicos búlgaros de diferentes regiones etnográficas de Bulgaria. La exhibición impresiona por el colorido de los bordados que adornaban la vestimenta de la búlgara en el pasado que los creaba con mucho cariño y los llevaba con gran orgullo. Las muestras de la exposición son de los siglos XIX y XX. Puede acceder a estas reliquias del pasado todo visitante que desee sumergirse en el tesoro etnográfico de Bulgaria”.

  mRila-2 (3)Fundado en el siglo X, el Monasterio de Rila era testigo del auge de Bulgaria durante el reinado del rey búlgaro Boris I (852-889) quien bautizó a los búlgaros en la fe ortodoxa e implementó la escritura eslava. El santuario vio el esplendor del Estado búlgaro durante el reinado del hijo de Boris I, Simeón el Grande, cuando el espíritu y las letras búlgaras estuvieron en su apogeo. Después del sigo XIV, durante el yugo otomano que duró 5 siglos, el Monasterio de Rila se convirtió en centro de las letras búlgaras y en una fortaleza de la fe cristiana. En 1961 fue declarado museo nacional y posteriormente pasó a formar parte de la Lista del Patrimonio Cultural de la UNESCO.

  mRila-2 (4)Fundó el monasterio San Juan de Rila, el Taumaturgo, (876-946), el santo protector de Bulgaria quien eligió pasar su vida como ermitaño. Los visitantes pueden entrar en la cueva donde vivió. A mediados del siglo XV los restos mortales del santo fueron trasladados al monasterio de Rila y hasta hoy en día no dejan de ser fuente esperanza y milagros. Por esto no termina la adoración ante el sarcófago del santo. Esa sede espiritual atrae la atención de muchos extranjeros que desean conocer Bulgaria de cerca:  

mRila-2 (5)“Miles de grupos de turistas extranjeros acuden al Monasterio de Rila, dice la conservadora del museo Zhivka Mantarkova. Aunque los extranjeros estén en Bulgaria sólo por 2 o 3 días sin falta visitan el Monasterio de Rila, el tesoro del espíritu y la cultura búlgaros. Aparte de la muestra etnográfica, durante la temporada turística activa cada día abrimos la granja del monasterio. Allí los visitantes pueden ver el antiguo horno del monasterio y el molino, así como diferentes objetos relacionados con la vida cotidiana de los monjes. Está abierta para los visitantes la Torre de Hrelio, la parte más antigua del monasterio conservada hasta hoy en día. Está construida de piedras cerca del año 1335 por el feudal local Hreliu. En el último piso de la torre se encuentra la hermosa capilla Transfiguración de Jesucristo que impresiona por sus bellos frescos e iconografía original”, agrega Zhivka Mantarkova.

Autor: Luchia Siniguerska
Versión al español de Hristina Taseva
Fotos: Nikolay Yordanov

Publicado en Monasterio de Rila

  Desde 1983 el monasterio de Rila forma parte de la Lista del Patrimonio Mundial de la Convención de la Unesco sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural. Su inscripción en la Lista confirma el valor excepcional que tiene para la humanidad y la necesidad de preservarlas para las generaciones futuras. Otros 8 bienes culturales y naturales ubicados en el territorio de Bulgaria están inscritos en Lista del Patrimonio Mundial. Hoy le invitamos al Monasterio de Rila, una de las joyas de la arquitectura y la cultura búlgara, que ha mantenido su significación a lo largo de todo un milenio. De este cenobio el historiador ruso Teplov escribió: «Si Dios, nuestro Señor desease salir de su habitual morada, sin duda iría a vivir al Monasterio de Rila».

  En el transcurso de los siglos los monasterios de Bulgaria han sido importantes centros de la cultura y la literatura, lugares de gran impacto por su arquitectura, pinturas murales y tallados en madera. Y también, centros que mantenían vivo el espíritu búlgaro en los siglos de la dominación otomana. Hoy les invitamos al Monasterio de Rila, una de las joyas de la arquitectura y la cultura búlgara, que ha mantenido su significación a lo largo de todo un milenio. De este cenobio el historiador ruso Teplov escribió: «Si Dios, nuestro Señor desease salir de su habitual morada, sin duda iría a vivir al Monasterio de Rila».

  mRila-1 (5)El monasterio de Rila, verdadero emblema del espíritu búlgaro y de la religión cristiana ortodoxa se encuentra en pleno corazón de la montaña más alta de los Balcanes, Rila, en la porción suroccidental de Bulgaria. Se empezó a construir en el siglo X, a 1100 metros sobre el nivel del mar y en un lugar apartado, pues cerca de allí estaba el cenobio del santo varón Juan de Rila, declarado más tarde patrono protector de los búlgaros, cuya vida y obra lo convirtieran con el tiempo en lugar de peregrinación y recogimiento.

  A comienzos del siglo XIV el señor feudal de esas tierras, Jrelio Dragovol, mando edificar el convento en su lugar actual. Fue, de hecho, una fortaleza inexpugnable de 23 metros de altura, con una capilla en el último de los cinco pisos. Jrelio mando construir también la iglesia principal donde sería enterrado como donador del templo. De aquel entonces se conserva tan solo la imponente torre de Jrelio, que se yergue en medio del claustro. Desde los albores de su existencia el Monasterio de Rila, que ocupa un área de unos 9 mil metros cuadrados rodeados por una imponente muralla, se convirtió en un gran centro literario y educativo, con especial significado para la divulgación y arraigo de la escritura y las letras búlgaras.

  mRila-1 (4)A lo largo de los siglos el convento sufrió los embates de la agitada historia de Bulgaria. En la época de la dominación turca —siglos XIV al XIX— ya importante centro de religión y cultura, es saqueado e incendiado en múltiples ocasiones, al igual que tantos otros santos recintos de la ortodoxia. A finales del siglo XVIII, tras una serie más de saqueos y devastaciones, se emprendieron importantes obras de construcción y se erigieron varias iglesias.

  Nada mas entrar en el recinto uno queda prendado de inmediato por el colorido y el espíritu entrañable característico del arte religioso búlgaro. De los numerosos frescos que llenan las capillas y la torre los más antiguos son de los siglos XIV y XV. Otros, posteriores, ya de los siglos XVIII y XIX son obra e representantes de primera línea de las escuelas pictóricas de Samokov y Bansko, como Zajari Zograf, Toma Vishanov y Nikola Obrazopisov.

  Pero es apenas después de adentrarse en sus bibliotecas y salas que uno se hace una idea del centro cultural que represento y representa el monasterio de Rila, sede, a mediados del siglo XIX, en plena época del renacimiento nacional búlgaro, de una importante escuela dirigida por el educador renacentista nacional Neófito de Rila. Imposible seria describir todos los invalorables monumentos que se guardan en los fondos del monasterio: colecciones de monedas, obras de orfebrería, valiosísimas piezas numismáticas como dos medallones de oro del siglo IV, pertenecientes al emperador romano de Oriente Constancio II. Se conservan bulas de los monarcas búlgaros, como por ejemplo un diploma con sello de oro, otorgado al monasterio por el zar Ivan Shishman en 1378, que reza en su parte final:

  «Y que perdure este monasterio de mi reino, con todos sus bienes aquí enumerados, que perdure libre y sin ser molestado por nadie, hasta que el sol ilumine la Tierra y hasta que exista este reino».

  mRila-1 (3)El Monasterio de Rila es una autentica tesorería de la cultura nacional. Se guardan en su biblioteca diez mil tomos de libros manuscritos e incunables de la época anterior a la independencia nacional. Alberga el monasterio las primeras ediciones de libros eslavos antiguos, elaborados en Venecia en el siglo XVI, valiosos códices evangélicos, para citar solo algunos. El conjunto arquitectónico del Monasterio de Rila es uno de los mas originales y mas hermosos de la Península Balcánica, es, además, el mayor de los monasterios ortodoxos en Europa fuera de la península de Atos. La fachada exterior, que da a la montaña, es la de una sólida fortaleza. Las fachadas interiores, que forman el claustro, impresionan por su elegancia y belleza y por la hábil aplicación de dos elementos: el arco y la columna. Fascina al visitante esa columnata interrumpida de cuatro pisos, con hermosas terrazas y galerías, escaleras interiores y exteriores, con bellos frescos.

  El Monasterio de Rila admira al visitante también por los bellísimos tallados de madera: los iconostasios, entre ellos el del actual templo mayor, el de la Virgen, son verdaderas obras maestras de la escuela tallista de esa zona de Bulgaria. Es de obligada referencia también otra primorosa talla, una cruz de estilo florido, hecha de madera de tilo, de 80 por 40 centímetros, en que por ambos lados aparecen unas 104 escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento con cerca de 600 figuras humanas no mas grandes que una uсa. El tallista, el monje Rafael, trabajo sobre esa obra 12 años, de 1790 a 1802 y dejo en esa obra maestra la vista, quedando ciego después de terminarla.

  mRila-1 (2)El monasterio de Rila resume los alcances de diez siglos de obra de creación, transmitida de generación a generación. Desde comienzos de los años 80 este gran centro religioso y cultural esta incluido en la Lista de la Unesco del patrimonio universal de la humanidad. Nos gustaría agregar a todo ello unos párrafos de un artículo del periódico argentino El Clarín, que nos envió nuestro gran amigo argentino Mario Ferloselle. El escrito se titula Los mojes de Rila y dice así: «El impactante monasterio situado al pie de la montaña de Rila y a 120 kilómetros de la capital Sofía, es un custodio del espíritu y la lengua de los búlgaros. Invaluables tesoros y caminatas en este original hospedaje. Y continua: En Rila y en su monasterio medieval predomina un profundo sentimiento religioso y mucho, mucho misticismo nacido de esa devoción.

 mRila-1 (1)Un viaje a Rila invita a zambullirse en un cautivante recorrido histórico: durante los cinco siglos de dominio otomano, la ciudad y su monasterio se conservaron como los únicos sitios donde los monjes pudieron conservar vivas las culturas cristiana y eslava. Mientras en Transilvania el conde Drakula (Vlad Tepes) y su ejército empalaban los turcos, los monjes de Rila enfrentaron la dominación otomana con la pluma. Se las arreglaban para copiar en su lengua natal tantos libros como podían, al mismo tiempo que enseñaban poesía y canciones tradicionales, a contramano del dominio otomano». Destacando que el monasterio es un polo de atracción turística, comenta el autor.

  Tal vez le sorprenda ver a buena parte de los habitantes de la ciudad de Rila caminar por las ondulaciones de los bellos paisajes búlgaros: en todo el país las caminatas son una afición nacional tanto como en La Argentina lo es el fútbol. Puede sumarse a esta práctica y visitar la tumba de James Baucher, corresponsal del Londres Times en los Balcanes a finales del siglo XIX y comienzos del XX, durante el reinado de de Fernando con quien compartió largas caminatas. Si el cuerpo resiste, puede lanzarse el turista también hacia otro sitio donde el ermitaño San Juan de Rila paso sus últimos 20 años de vida, sitio conocido como el agujero del milagro».

Publicado en Monasterio de Rila

  El monasterio Aladzhá es un conjunto de viejas moradas monacales cavadas en las rocas calcáreas y forma parte de los numerosos claustros rupestres, más de 500, que existieron en el litoral del mar Negro en los siglos XIII a XIV. Es, incluso, el más conocido de estos peculiares centros rituales típicos en su época para los Balcanes y el Cercano Oriente.

  Aladzha-1 (1)Los textos históricos vinculan su aparición con el surgimiento y la expansión del cristianismo: cabe recordar que la cueva era un símbolo básico de los principales ritos cristianos, como Navidad y Resurrección de Cristo. Esto explica la presencia de los conventos rupestres en el modo de vida y las prácticas de los ermitaños y las comunidades monásticas ya en los siglos IV-VI. Los monasterios en las rocas de la época medieval continúan esta tradición.

  Aladzha-1 (2)Situado en medio de una bella zona boscosa, a 14 km de la ciudad de Varna, el mayor puerto marítimo de Bulgaria, el monasterio atrae la atención de estudiosos y turistas desde hace mucho tiempo. Es mencionado por primera vez en 1832, en el libro “Cartas desde Bulgaria”, del escritor ruso Víctor Tepliakóv. Fueron los hermanos Shkorpil, arqueólogos de nacionalidad checa pero que sentaron las bases de la arqueología búlgara, quienes a finales del s. XIX iniciaron un estudio sistemático de este antiguo monumento cristiano. La Sociedad Arqueológica y el Museo de Varna que ellos mismos fundaron se encargaron de administrar y cuidar del monasterio. En 1912 el monasterio Aladzhá fue declarado “lugar antiguo de importancia nacional” y desde 1957 es Patrimonio Cultural Nacional.

  Es uno de los pocos conventos rupestres en Bulgaria donde se distinguen con claridad los principales recintos: el templo, la capilla, una iglesia para ritos mortuorios, la cripta, la cocina, el comedor, las celdas de los monjes y las áreas de servicio, situados todos a dos niveles dentro de una roca caliza a casi 40 metros de altura.

 Aladzha-1 (3)Durante la Edad Media, las paredes del templo estaban cubiertas de frescos, según la tradición de aquel entonces. Lamentablemente, el fácil acceso y el implacable paso del tiempo han sido fatales para las viejas pinturas y hoy se ven apenas algunos fragmentos de ellas. La capa interior data de finales del s. XIII o principios del XIV, pero la inferior es por lo menos de los siglos XI-XII. En el suelo del templo está cavada una escalera que, a través de un pasillo estrecho, lleva hacia el primer nivel. Ahí, en un corredor estrecho quedan todavía seis celdas monásticas. En sus paredes se perciben nichos estrechos donde los frailes colocaban iconos u otros objetos.

  Al final del corredor se encuentran la cocina y el comedor. Una pequeña rampa da acceso a otra pieza la cual no está conservada en su integridad, pero el ábside semicircular intacto en el muro oriental hace suponer que se trataba de un pequeño templo o quizás de una cámara mortuoria, al juzgar por su proximidad a la cripta. Ésta se sitúa en el extremo inferior del primer nivel y abrigaba sólo tres tumbas. Esta cifra reducida hace suponer que los monjes del monasterio Aladzhá recurrían a la práctica, muy difundida en aquellos tiempos, de sacar, después de siete años, los restos mortales de sus cofrades y trasladarlos a un osario común.

  Otras dos tumbas excavadas en el rellano de acceso son de época posterior. Una prueba de ello es el cuño de plata del s. XVIII descubierto en una de las tumbas.

  Aladzha-1 (4)El segundo nivel del monasterio Aladzhá representa un espacioso nicho. En su parte oriental se aloja la capilla que es el único recinto totalmente conservado. Ella era usada para los rezos cotidianos, mientras que las misas mayores se oficiaban en la iglesia central. Los frescos de la capilla están mejor conservados, puesto que el acceso a ésta fue cortado ya en la Edad Media por derrumbarse la escalera de madera. En mejor estado de condiciones está la composición en el techo que representa uno de los principales temas cristianos, la Ascensión de Cristo.

  A unos 800 metros al Noroeste, sumido en la abundante vegetación, hay otro grupo de grutas a tres niveles llamado Las Catacumbas, por analogía con los centros rituales de las comunidades cristianas tempranas en el territorio del Imperio Romano. El sepulcro, las dos cruces talladas en la roca y los objetos hallados son de los siglos IV a VI., y nos remontan a la época paleocristiana.

  Del mismo periodo son los vestigios de una basílica bizantina, una pequeña fortaleza y varios poblados ubicados al Este del convento. La proximidad de Las Catacumbas, la basílica, la fortaleza y los poblados hace suponer que se trataba de uno de los grandes centros paleocristianos en el litoral del Mar Negro.

  Aladzha-1 (5)Cuando a finales del s. XIV Bulgaria cayó bajo la dominación turca, el antiguo monasterio Aladzhá, al igual que muchos de los conventos búlgaros, quedó abandonado. Pero la población cristiana de la región continuó venerando y frecuentando este lugar sagrado.

  El nombre “Aladzhá” es de origen turco y significa “multicolor, de colores” y se debe, probablemente, a los frescos que cubrían los muros de la capilla. Según una leyenda el monasterio se llamaba Sveti Spas o sea San Salvador. Hoy en día este antiguo convento es punto atractivo para los miles de turistas que acuden a descansar en el litoral búlgaro del Mar Negro.

 

Versión en español de Daniela Radichkova
Fotos: Mariana Ruseva

Publicado en Monasterio de Aladzha